Fotografía Adriana Lui

Translate

sábado, 3 de septiembre de 2011

Fernando Rosas ha desarrollado su talento en la pintura mayormente, aunque también en su obra aparecen con frecuencia el dibujo y la escultura. En este caso, nos presenta una serie de esculturas en madera, lo que le ha hecho volver a la indagación de esas técnicas: “Esto me llevó a encerrarme tres meses y concentrarme absolutamente a crear esas obras”. El trabajo intenso del material, más que seguir sus líneas nobles, ha sido una forma de encontrar el gesto particular de un rostro o la situación de un ser, utilizándolo a fondo.

Esos seres parecen estar también tomados en actitudes que duran un segundo, en contracciones gestuales, en sonrisas, en perplejidad. Lo humano, lo bestial y lo mitológico se materializan en la madera, produciendo personajes vivos.

No sólo las obras en sí sino los nombres que portan, son altamente significantes y a la vez cercanos, ya que aparece el humor, la sátira, como un doble juego en el que los gestos y las posturas son evidencia de la soledad, de la inocencia y el asombro, así como del absurdo de la existencia. Ejemplos de esto son la cabeza imponente y severa que reza “Guerrero Tucán o Piquito Picote” o la niña que con una sonrisa y su puño en el aire recibe el título de “Pequeñas alegrías o Toc Toc”



Cecilia Salinas

viernes, 2 de septiembre de 2011

Solo
Óleo sobre M.D.F. 45 x 65 cm.

detalle




Serie "Las manos de otro" Sostén
óleo sobre M.D.F.  28 x 46 cm.

detalle

detalle

detalle
Serie "las manos de otro" Empujón 
óleo sobre M.D.F  32 x 45 cm.


detalle

detalle